Las autoridades piden extremar la precaución ante la posible caída de carámbanos al pasar cerca de niños cuyas clases hayan sido ventiladas


Varios días después de la gran nevada causada por el temporal Filomena, los edificios de las ciudades siguen soportando kilos y kilos de nieve en sus tejados. Además, se han formado carámbanos en las cornisas que suponen un gran riesgo para los viandantes. Las autoridades han pedido extremar la precaución al pasar por debajo de estas cornisas y han avisado de un nuevo fenómeno: la formación de carámbanos en las narices de los niños de 1º de Primaria.

 “Estamos hablando de bloques afilados de hielo de hasta 10 centímetros”, ha explicado el portavoz de los bomberos de Castellón. “La mayoría de los carámbanos parten del moco colgandero del niño, lo que les proporciona una consistencia extraordinaria, y se forman cuando se ventila la clase”, ha añadido.

Las autoridades han pedido evitar los trayectos cerca de los niños afectados y han recordado a las familias que los alumnos deben ser rebozados en sal antes de acudir a colegios, institutos y universidades.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *