El alumno que se dirigía peligrosamente hacia el suspenso en tu asignatura se salva ‘in extremis’ gracias al milagroso ítem de actitud, participación y esfuerzo


Por los pelos. Izan Martín, el alumno que se dirigía inevitablemente hacia el suspenso este trimestre en tu asignatura, se ha salvado en el último minuto gracias a la casi milagrosa intervención del ítem de actitud, participación y esfuerzo.

“Es verdad que no aprobado ni un solo examen este trimestre. Sus trabajos tampoco eran demasiado buenos… pero los ha entregado todos y es que en clase siempre está muy atento, es un solete de niño…” has declarado en la evaluación de la clase.

Un estudio de la Universidad de Florencia ha revelado que no eres el único docente que ha aprobado a un alumno gracias a su impecable actitud en clase. Nueve de cada diez docentes han llevado a cabo esta práctica alguna vez en su carrera, por lo que parece que no estás solo. El estudio también ha desvelado que ocho de cada diez docentes han aprobado alguna vez a un alumno porque le habían quedado otras asignaturas y no podía “llevarse tantas” ese trimestre.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *