Miles de docentes se preguntan qué comerán este invierno sin los bombones que los padres suelen regalarles a final de curso


Acción Contra El Hambre ha emitido un comunicado hoy en el que alerta de una situación sobre la que casi nadie ha puesto el foco. Se trata del grave problema de subsistencia que podrían sufrir los maestros durante el próximo invierno. Debido a la clausura de los colegios, miles de docentes españoles no podrán recibir este año las toneladas de bombones que suelen entregarles los padres de sus alumnos durante los últimos días de curso y que les permiten alimentarse durante varios meses. 

“No sé qué voy a hacer”, nos cuenta Miriam Prieto, profesora de Primaria. “Me alimento todo el año con los detalles de las familias de mis estudiantes: bombones, alguna botella de vino… esas cosas. Además, ya se me está acabando todo lo que me regalaron antes de Navidad, estoy al límite…”

El sindicato de docentes ha elaborado una guía para profesores que se encuentren en la misma situación que Miriam. Entre los consejos que aparecen en el documento, destacan algunos como “vender todas las tazas que le hayan regalado los alumnos para poder comprar comida con los beneficios” o “utilizar todos los packs de noches mágicas con desayuno en hoteles rurales que hayan ido almacenando durante los últimos años”. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *