Los docentes admiten que se niegan a abrir ya las escuelas porque “le han cogido gustillo a no tener vida social y teletrabajar catorce horas al día”


“La verdad es que en mi cole siempre hemos estado en contra de la conciliación familiar, como buenos profesores que somos”, nos cuenta Martín Garrido, maestro de Primaria en un colegio de Ciudad Real. “Y oye, esto del Coronavirus nos ha cambiado la vida como docentes y tiene su puntillo, eh“, añade.

Martín es solo uno de los muchos profesores que El Aula Today ha contactado para intentar averiguar por qué se niegan a abrir ya los colegios. Valeria, que imparte clase en Secundaria, en un instituto de Castellón, nos explica sus motivos:

“Lo de que las administraciones educativas no nos proporcionen un protocolo claro de actuación antes de volver o la falta de medios para garantizar la seguridad sanitaria son minucias, eso a los profes nos da igual. Lo que sí es cierto es que es duro volver a las aulas ahora que nos hemos acostumbrado a la docencia online. Pasar catorce horas al día respondiendo correos, enviando vídeos o corrigiendo tareas es un vicio, hace semanas que no hablo con mis amigos más de diez minutos y no lo echo nada de menos. Casi hasta lo agradezco porque soy solitaria y raruna, como todos mis compañeros”.

Estos testimonios no dejan lugar a dudas. Las ganas de boicotear la conciliación familiar, incluida la suya propia, y el gustillo que le han cogido los docentes a pasar el día delante del ordenador parecen ser sus principales argumentos para no abrir de momento las escuelas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *